domingo, 27 de enero de 2013

Duna 45 – Desierto de Namibia

by nina rai


Un lugar increíble de nuestro planeta: La Duna 45 , un destino de arenas rojizas que forman una especie de “Gran Cañón” del río Orange, que muere en el desierto, Más de trescientos metros de altura, algo así como un rascacielos de 60 pisos, llegan a sumar algunas de las dunas del área de Sossussvlei, al sur de Namibia. En pleno desierto del Namib, el más viejo del mundo según los expertos.


Sossusvlei es el nombre de un salar en el Desierto de Namib central, el más viejo del mundo, dentro del Parque Nacional Namib-Naukluft. El salar es conocido por las altas dunas de arena roja que lo rodean, arena acumulada por más de 5 millones de años, traída por el río Orange desde el desierto de Kalahari. Así se formaron las dunas reconocidas como las más altas del mundo, y entre ellas una de las elevaciones más fotogénica, la Dune 45







Las dunas del parque van desde los 100 metros hasta los 600m de altura. La Duna 45, se destaca entre todas y se ha convertido en una atracción turística. Es fácil de subir, y la mejor hora para visitarla es antes del amanecer, cuando los grupos de turistas que llegan suben para ver la salida del sol con el color rojo del desierto y dunas. Como un modo de preservar la duna, no se permite subir al azar, sino que hay que hacerlo a lo largo de la pequeña cresta. El parque permanece abierto hasta la puesta de sol, y la mayoría de los visitantes, descansan en la noche en un albergue cercano, sobre todo sabiendo que las noches son extremadamente frías y los días calurosos.

El desierto del Namib es un importante desierto de África que se  extiende a lo largo de la costa de 
Namibia, entre el río Orange, que marca la frontera con la República de Sudáfrica,  significa en lengua nama «enorme».

El color de las dunas es debido a las arenas del Kalahari, que tienen un alto contenido en hierro, y que dan nombre al río Orange también, que es quien las deposita en la costa para que luego el viento las lleve hasta el interior del Namib. Las dunas están formadas básicamente de cuarzo, pero basta con acercar un imán a la arena para separar las limaduras de hierro que abundan como muchos otros minerales en esta región.